lunes, 16 de enero de 2012

LA TOMA DE DECISIONES EN EL JUDO.

Llegar al máximo de su potencial en el deporte requiere de un buen manejo y control de las habilidades físicas, técnicas y psicológicas para un buen rendimiento; estas habilidades pueden aprenderse para luego aplicarlas en la competencia. Así como se entrena y aprende la técnica, también puede entrenarse y mejorar las habilidades mentales.
Son muchas las variables físicas, técnicas y psicológicas que se juegan en una competencia donde por su dinamismo se genera un proceso continuo de cambios permanentes. En un contexto dinámico, audaz y de presión, la toma de decisiones se convierte en una habilidad clave a la hora de la competencia.



En el judo se ve involucrado de manera intensa tanto el cuerpo como la mente. En él, hay que combinar una buena preparación física y mental, ya que ante las acciones explosivas, de gran velocidad y fuerza se necesita una gran resistencia no solo física sino también psicológica para aguantar la duración de un combate.



El roce permanente que hay en el combate produce un desgaste importante de tal magnitud que las habilidades mentales como la concentración, el manejo de la ansiedad y el control de las emociones negativas se pueden ver alteradas, los factores emocionales también pueden influir en la toma de decisiones (Iglesias, Moreno, Ramos, Fuentes, Julián, y Del Villar, 2002; Iglesias, Moreno, Fuentes, Julián, y Del Villar, 2003).
En el Judo se busca dominar el combate, se busca derribar al oponente usando la fuerza del mismo, el judoca busca una posición dominante que le permita realizar la técnica y obtener puntuación, busca el ippon para terminar y ganar el combate pero hay que tener en cuenta que enfrente hay un rival que busca lo mismo, y la decisión en la lucha por dominar y no ser dominado pasa a ser, a priori, lo más importante, es por ello que se debe sorprender al adversario.

El nivel de la Alta competencia obliga a jugar cerca o en lo más alto de las capacidades, como dice J. Loehr “la competición es una continua presentación de problemas; si se piensa que todo en la competición será perfecto, tendrá muchos problemas en el rendimiento”.

Tomar decisiones concretas es sopesar los pros y los contras de las diferentes alternativas posibles en una situación y hacerse responsable de las consecuencias de la elección.
Tomamos decisiones permanentemente y la velocidad de los eventos que suceden durante el combate hace que no haya tiempo para racionalizar los pros y los contras de cada decisión.
Si bien se establecen estrategias antes de la competencia, el deportista, tambien, puede tomar decisiones durante la misma.
El modelo de procesamiento de información establece tres secuencias en el proceso de una acción motora: (Abernethy, 1996; Abernethy, Kippers, Mackinnon, Neal y Hanharan, 1997).

1) Percepción.
2) Toma de decisiones.
3) Ejecución del movimiento.

Entonces para un buen rendimiento pasa a ser tan importante la toma de decisiones como la ejecución del movimiento. ( Blomqvist, Luhtanen, y Laakso, 2001).

Tomar decisiones no es nada fácil, deben ser rápidas y precisas, se busca sorprender al rival y esto, a la vez, implica riesgo ya que el error en la decisión puede costar el combate, pero dejarle la decisión al rival también es elegir y delegar el protagonismo. En Judo se decide en fracciones de segundos, decidimos hacer un lance y somos contragolpeados o viceversa; se está abajo en el marcador, queda poco tiempo y hay que salir a buscar el combate; el físico no da más y hay que seguir; tener un fuerte dolor y continuar o abandonar. No tomar decisiones durante el combate porque se busca el lance perfecto, o se tiene miedo a equivocarse; o se actúa impulsivamente lo que produce en el apuro (ansiedad) tomar decisiones incorrectas o bien para sacarse la lucha de encima, o porque no se elaboro ninguna estrategia para el combate, o se ve dominado por emociones negativas (miedo, frustración, enojo, etc.) que lo paralizan y lo sacan del combate mentalmente.

Bouthier (1993) cita cinco factores que serian fundamentales para el rendimiento:


1) Elegir las soluciones adecuadas (toma de decisiones).
2) Ejecución eficiente de las soluciones individuales y colectivas.
3) Autocontrol y concentración.
4) Dominio del potencial atlético.
5) Valores culturales y motivaciones personales.



La aparición de variables psicológicas en el deporte (motivación, manejo de ansiedad, atención-concentración, control de emociones negativas, actitud positiva, autoconfianza, nivel de activación, etc.) no se producen de manera aislada, las variables se complementan, se interrelacionan, se necesitan mutuamente, para poder entrenar y desarrollar la toma de decisiones en el Judo es importante que se logre un nivel optimo en el control de la atención y de la autoconfianza, que permitan no dudar, elegir y actuar con determinación.
La concentración es poner el foco de nuestra atención en lo que es importante, relevante sobre la tarea que se este desarrollando, sin distracciones, dejando de lado e ignorando todo aquello que en ese momento no sirve. En consecuencia manteniendo la concentración se podrá tener más claridad, registrar mejor los pensamientos que surjan durante la competencia, permitirá que la toma de decisiones se produzca con más seguridad y sin dudas.
El deportista puede estar muy bien preparado física y técnicamente para afrontar la competición, incluso puede presentar unos niveles óptimos de motivación, sin embargo, si no es capaz de centrarse y mantener la concentración a lo largo de toda la prueba, los resultados no serán nunca todo lo bueno que podrían llegar a ser, Guallar y Pons (1994).
La autoconfianza es otra variable importante a la hora de la toma de decisiones, J. Loehr define a la autoconfianza como una sensación y un saber que dice que usted lo puede hacer, que puede rendir bien y ser exitoso.
La falta de confianza en uno mismo se convierte en un obstáculo en el proceso de decisión, ya que la dificultad para elegir y tomar una decisión se debe a creer que lo que elija no será la opción correcta, se queda atrapado en la duda y su capacidad de acción, con respecto al rendimiento se verá afectada.

En definitiva siempre estamos eligiendo, a cada instante, sea en el deporte o en la vida misma, soltarse, tomar riesgos; aprender de las experiencias anteriores van puliendo la habilidad para tomar decisiones; es importante tener en cuenta que los errores también forman parte del crecimiento, como dijo el gran basquetbolista Michael Jordan “He fallado una y otra vez en mi vida, por eso he conseguido el éxito”.
No permitas que las dudas paralicen tus acciones, anímate siempre a tomar las decisiones que necesites, incluso sin tener la certeza de que la decisión que tomaste sea la correcta.

Autor: Lic. Gustavo Ruiz

Bibliografía:

Guallar, A. y Pons, D. (1994) Concentración y atención en el deporte. En I.
Balaguer (ed.) Entrenamiento psicológico en el deporte: principios y aplicaciones. Valencia: Albatros, pp. 207-245.
James E.Loehr, La Fortaleza Mental en el Deporte, (1991), Ed. Planeta.
Bouthier, D. (1993). L´approche technologique en STAPS: représentations et actions en didactique
des APS. Orsay, France: Habilitation a diriger les recherches, Université de Paris.
Abernethy, B. (1996). Training the visual-perceptual skills of athletes. The American Journal of
Sports Medicine, 24, 89-92.
Abernethy, B., Kippers, V., Mackinnon, L. T., Neal, N. J., y Harharan, S. J. (1997). The Biophysical
Foundations of Human Movement. Champain, IL., Human Kinetics, pp. 295-311.
Abernethy, B., Thomas, J. R., y Thomas K. T. (1993). Strategies for improving understanding of
motor expertise. En J. L. Starkes y F. Allard (Eds.)., Cognitive issues in motor expertise (pp.
317-356), Amsterdam, Elsevier Science.
Blomqvist, M., Luhtanen, P., y Laakso, L. (2001). Comparison of two types of instruction in
badminton. European Journal of Physical Education, 6, 139-155.
Iglesias, D., Moreno, P., Ramos, L. A., Fuentes, J. P., Julián, J. A., y Del Villar, F. (2002). Un
modelo para el análisis de los procesos cognitivos implicados en la toma de decisiones en
deportes colectivos. Revista de Entrenamiento Deportivo, 16, 2, 9-14.
Iglesias, D., Ramos, L. A., Fuentes, J. P., Sanz, D., y Del Villar, F. (2003). El conocimiento y la
toma de decisiones en los deportes de equipo: una revisión desde la perspectiva cognitiva.
Revista de Entrenamiento Deportivo, 17, 2, 5-11.
    Psicología Deportiva, Deportes, deporte, entrenamiento mental, fortaleza mental, habilidades psicológicas para el deporte, psicología del deporte, psicología aplicada al deporte, psicólogo deportivo, psicología de la actividad físisca y el deporte, psicodeporte, mente y deporte

No hay comentarios:

Publicar un comentario