viernes, 3 de febrero de 2012

Psicología Deportiva: El retiro del futbolista.

El diccionario de sinónimos y antónimos de Espasa-Calpe refiere como sinónimos de retirarse a jubilarse, apartarse, alejarse, distanciarse, aislarse, ausentarse, largarse, replegarse, etc., suficientes sinónimos para darnos cuenta que el retiro en el deporte representa un impacto para el deportista,  que debe ser trabajado con anticipación.

La manera en la cual el retiro de la actividad deportiva impacta emocionalmente en cada deportista es diferente, ya que involucra desde la educación y la personalidad del atleta hasta la forma en la cual el retiro dice presente (por lesión, desgaste, falta de ganas, decisión propia, etc.).
El final de una carrera deportiva no seria traumático si entendemos que el retiro de la actividad forma parte de la carrera del deportista y merece el mismo cuidado, el mismo análisis, la misma preparación que se le ha dado tanto al comienzo, como al proceso propiamente dicho de la carrera deportiva. “Cuida el final como cuidas el principio, y no cosecharas el fracaso” (Lao Zi).

Ver el retiro no como el fin sino como parte de un proceso vital al cual hay que  darle un sentido, un significado que sea puente, bisagra para una nueva etapa, como dice Mendelsohn lo ideal es que el futbolista pueda cambiar de etapa afrontando el retiro como una crisis evolutiva, como el cierre de una etapa y el nacimiento de otra y no como una crisis accidental, como algo no previsto y terminal.
La carrera del futbolista es corta y como tal intensa, cambiante, movilizante, a la cual el futbolista se ha entregado por completo (viajes, concentraciones, exigencias, etc.), y a los treinta y pico cuando los demás están en el florecimiento de su vida laboral el futbolista ya es “viejo”;  en muchos casos para llegar a ser profesionales han jugado desde muy chicos, solo pensando en el futbol y en lo que el futbol les puede dar, han respirado futbol permanentemente, buscando llegar a primera y ser profesionales, luego hacer una digna carrera, en buenos clubes, consolidarse en el exterior si es posible con algunos campeonatos y cuando se dan cuenta tiene por delante el retiro, al cual no le han dado la importancia que merecía. En su libro “Jugar al Futbol” Roberto Perfumo dice que lo peor del futbol es tener que dejarlo,  “Esto lo sabe cualquier jugador profesional. No lo piensa ni le preocupa mientras juega. Es más, ve el ocaso como algo lejano que le puede suceder a los demás y de repente, a los 35 o a los 36 años como en mi caso, se encuentra con una jubilación que no quería y que no importa cómo le llegó, por una lesión grave, una suspensión o por decisión propia".

 Si bien existen muchos deportistas que afrontan el retiro muy bien y lo hacen sin ninguna ayuda, también existen muchos otros que no saben cómo enfrentar el retiro, lo viven con mucha angustia y necesitan de apoyo profesional. El aporte del Psicólogo deportivo es fundamental, si tenemos en cuenta que el deportista es primero una persona, y si en el transcurso de su camino deportivo logra generar recursos y herramientas que le permitan afrontar la transición del retiro a lo que viene, sin duda no será traumático e influirá positivamente en su desarrollo y crecimiento personal y social.

Martin Palermo, el gran goleador de 37 años, dijo  "No quiero que el fútbol me retiré".”Ya lo tengo decidido. Lo vengo trabajando mucho con la psicóloga del club y hoy digo abiertamente que en junio me voy a retirar”, “la decisión esta tomada”, declaraciones al canal de TV Fox Sports.
El retiro puede ser una experiencia  generadora de nuevas oportunidades  si se trabaja adecuadamente en él.

Autor: Lic. Gustavo Ruiz

Psicología Deportiva, Deportes, deporte, entrenamiento mental, fortaleza mental, habilidades psicológicas para el deporte, psicología del deporte, psicología aplicada al deporte, psicólogo deportivo, psicología de la actividad físisca y el deporte, psicodeporte, mente y deporte