miércoles, 19 de septiembre de 2012

LOS PUMAS Y LA MEJORA CONTINUA.


Jugar en equipo representa un desafío interesante y complejo para el deportista, requiere de integración e interacción con los otros miembros del equipo, para juntos alcanzar la meta.
Los equipos de alto rendimiento deben ser capaces de asumir los conflictos y resolverlos de forma constructiva convirtiéndolos en una herramienta de su propio crecimiento. Los entrenadores suelen decir que el potencial de rendimiento de un equipo unido es mucho mayor que la suma del nivel de talento individual de cada jugador.
La confianza es vital para cualquier atleta y equipo, un deportista o un equipo con una pobre confianza, nunca podrán rendir su verdadero potencial, deben siempre creer en sí mismos y en sus posibilidades sin importar que tan complicadas sean las circunstancias, pero no hay nada más seguro para incrementar la confianza que los triunfos y como dice  Sebastian Perasso “Los Pumas tienen el enorme mérito de construir confianza sin triunfos; tienen el valor y la entereza de creer en sí mismos a pesar de los traspiés.”

El proceso de crecimiento y su poderosa motivación para llegar a obtener logros concretos  junto con un desarrollo constante de autoconocimiento, y una preparación seria, demostrando que, con mucho camino por recorrer, los Pumas han estado a la altura superando las expectativas de todos.
Los Pumas comienzan a estar en la mente de sus rivales, que es precisamente donde se comienza a ganar, al no pasar desapercibidos, al preocuparlos comienzan a jugar la batalla mental, seguramente, con un rendimiento en ascenso, será cuestión de tiempo para obtener resultados, no hay que desesperarse, lo importante es el camino.


 Son muchas las sensaciones que transmiten los pumas, el trabajo en equipo, que tanto los caracteriza y  un punto que  sobresalió, en este Rugby Championship, aunque aun deba mejorarse,  fue el control cognitiva-emocional, se comienza a interpretar lo que ocurre y lo que se debe hacer de manera adecuada, a pensar que se puede. Teniendo en cuenta que el rugby de elite exige un desgaste físico y mental importante, se juegan seis partidos en pocas semanas, con los tres mejores equipos del mundo, y no solo por el despliegue fisico sino también  el roce constante, de tackles,  scrums,  mauls y rucks, requiere de un máximo de concentración para mantener el orden táctico defensivo, estar lucido para tomar la mejor decisión en ataque  (se usa el ancho de la cancha, se avanza con los fowards, se usa el pie, etc.), y fundamentalmente no cometer demasiados errores de manejo e incurrir en la menor cantidad de infracciones posibles, lo van hacer uno de los equipos mas importantes del mundo, no por nada muchas personalidades importantes del Rugby mundial, envidian lo que significa prepararse y jugar en este nivel para el desarrollo y crecimiento de cualquier equipo, como por ejemplo el técnico del seleccionado Frances de Rugby, Philippe Saint-Andre, expreso que el seleccionado argentino ha sobrepasado el nivel de Francia en cuanto a la importancia de los desafíos que enfrentara antes de la Copa del Mundo 2015.

 Los que viven el mundo del rugby coinciden en la solidaridad, la entrega que trasciende ese mundo y se hace parte de todos, a través de un espíritu solidario donde siempre se prioriza el nosotros y no el yo, con una comunicación aceitada, y con un equipo de características altruistas, si se quiere, con una elevada conciencia espiritual, una visión de pertenencia  y con un comportamiento que muestra siempre el actuar en beneficio de los otros, del equipo, aun a costa del beneficio personal.
La presencia del espíritu de equipo saca a las personas de si mismas y las hace sentir como parte de algo mas grande que ellos mismos, anima a los jugadores a arriesgarse y a ir más alla de sus límites, generando inspiración, confianza e intensidad; eso transmiten los Pumas.

“Yo hago lo que usted no puede, y usted hace lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas.” Madre Teresa de Calcuta